Skip to main content

En la carrera, cuando todavía era un pelín ingenuo, nos enseñaron que los mercados eran eficientes, es decir, que los precios de los activos reflejan en todo momento la información disponible.
Muchos años después, la realidad y la experiencia me dicen que esta afirmación no es del todo cierta. En mi experiencia sólo es correcta en algunos mercados donde los activos son muy estándares, los participantes son pocos y muy profesionales.
En estos momentos se ven algunas ineficiencias en los mercados financieros, pero hay una que me gustaría destacar por ser muy grave, desde mi punto de vista, y debería ser sencilla de corregir. Me refiero a la diferencia entre el dinero que los españoles ahorramos y tenemos depositados en las principales entidades financieras y los intereses que deberían cobrar.
Con la inflación en máximos, la teoría dice que los inversores deberían alejarse del efectivo y buscar una remuneración que al menos cubra o reduzca el coste de la inflación. Lo lógico sería ver a los inversores (todos los españoles con una cuenta corriente) buscar alternativas que remuneren su efectivo.
Sin embargo, no estamos asistiendo a una búsqueda de rentabilidad. Los clientes aún no exigen a los bancos una remuneración ni buscan alternativas, que las hay, para su efectivo. En términos más económicos, la demanda no ha despegado.
Por el lado de la oferta, vemos una dinámica diferente. Salvo las cuentas corrientes y los depósitos bancarios, los productos reflejan rentabilidades superiores. Alternativas como las Letras del Tesoro, fondos de inversión y bonos corporativos ofrecen en estos momentos una rentabilidad que no cubre la inflación, pero reduce esa pérdida tan importante.
Me llama mucho la atención especialmente el caso de las Letras del Tesoro que, con una calidad crediticia muy superior a la de cualquier banco, en estos momentos a 1 año tiene una remuneración sobre el 3,25% y, a más corto plazo, 6 meses en el entorno al 2,8%.
Si la teoría de los mercados eficientes fuera cierta, debería haber una salida de cuentas corrientes y depósitos hacia Letras del Tesoro. Hemos visto que tienen mejor rentabilidad y en menor riesgo. De hecho, quien garantiza las Letras es el Estado, el mismo que garantiza los saldos en cuentas corrientes y depósitos hasta 100.000 euros en caso de que una entidad financiera quiebre.

¿Cómo es posible que millones de españoles no busquemos mejorar nuestros ingresos?

Me atrevo a dar unas cuantas razones, pero aquí creo que cada uno debe decidir cual se cree y en su caso porque no lo hace.

1) Falta de cultura financiera:

Aquí vuelvo a tirar de mi experiencia personal que me ha llevado a viajar mucho por América Latina. Siempre recordaré como en etapas de inflación en todos estos países el dinero no estaba en cuentas corrientes sino en fondos que invertían a muy corto plazo o cómo se compraban dólares para poder mantener el poder adquisitivo. Aquí no veo a nadie con esa urgencia que para mí es importantísima. Este año, con la inflación hemos perdido entre un 10% y 15% de poder adquisitivo.

2) No interesa a los bancos:

Después de unos años donde perdían 0,5% por todo el dinero depositado en el BCE, ahora están intentando recuperar algo. La facilidad de depósito, el interés que el BCE paga a los bancos por la liquidez que le depositan diariamente está en el 2%. Por lo tanto, es el mínimo que una entidad recibirá por prestar a corto su dinero. En definitiva, ganan un 2,5% más que hace un año y no hay interés en reducir este margen.

Por el lado de demanda, las entidades no tienen necesidades de liquidez, el BCE les proporciona la que necesiten y muchas entidades no han cancelado aún parte de la recibida del BCE a través del TLTRO. Hasta que esto no ocurra, las ratios de liquidez serán bastante altos por lo que no será necesario captar liquidez por causas regulatorias.

Sólo queda, que algunas entidades se decidan a intentar captar nuevos clientes aumentando la remuneración de los depósitos, pero de momento no se está dando en las grandes entidades. ¿Falta de competencia? Podría ser después de años de consolidación y un oligopolio cada vez más notorio.

3) El Gobierno no tiene intención de comunicar:

No vemos en el gobierno ninguna intención de comunicar a los españoles que hay otras opciones de inversión, aunque sea la que el Estado ofrece. Ya no hay campañas publicitarias importantes de Letras del Tesoro como ocurría en el pasado y la web donde se puede comprar es un dolor de muelas para poder operar directamente con el Tesoro.

Todo esto me lleva a mi pregunta inicial. ¿Cuánto están perdiendo los españoles por no “ser eficientes”? Si tenemos en cuenta el saldo en depósitos y asumimos un 1% de diferencia frente a lo que ahora se remunera nos iríamos a una cifra aproximada de 25.000 millones. Si usamos el dato de población del INE, 47,6 millones seria unos 500€ por persona.

Rafael Ciruelos | Departamento de Inversiones –Selección de Fondos | Madrid

¿Te ha sido útil este contenido?

Lorem Ipsum is simply dummy text of the printing and typesetting industry. Lorem Ipsum has been the industry’s standard dummy text ever since the 1500s, when an unknown printer took a galley of type and scrambled it to make a type specimen book. It has survived not only five centuries, but also the leap into electronic typesetting, remaining essentially unchanged

Escribir un comentario