Skip to main content

Nuestras apuestas para las Inversiones Líquidas

La continuidad de la reducción de la inflación seguirá siendo durante este ejercicio el factor más determinante para decidir el comportamiento de los activos. Aunque cabe esperar una reducción progresiva, la previsión es que los precios continúen este año por encima de los objetivos de los Bancos Centrales y la principal preocupación se centrará en la inflación subyacente, que cae a un ritmo más lento. En este escenario, donde no se prevé una caída fuerte de la actividad económica, aunque sí una desaceleración más pronunciada en Europa que en EE.UU., parece descontado que los Bancos Centrales empiecen las bajadas de tipos a partir del segundo semestre.

Otro de los focos estará en la evolución de la situación geopolítica, con la mirada puesta en los conflictos de Oriente Medio, Ucrania y Taiwán, y la guerra comercial con China, en un año donde más de un 50% de la población mundial pasará por las urnas.

En líneas generales, podemos esperar un comportamiento bueno de los mercados, siempre y cuando no se revisen de forma importante las previsiones de evolución de beneficios, unido a una reducción de las rentabilidades de los bonos, que suele abrir la puerta a un buen comportamiento de los activos de riesgo.

La inflación y una sobreactuación de los bancos centrales, manteniendo su política monetaria más tiempo del necesario, una recesión mayor de lo esperado en Europa, la caída del consumo en EE.UU., el alto endeudamiento y la incertidumbre geopolítica a nivel global son los principales riesgos para los mercados.

inversiones líquidas

Activos Descorrelacionados, Renta Fija Privada y Tesorería

    • Renta variable: En el caso concreto de la renta variable, las valoraciones siguen por debajo de su media histórica, excepto en las empresas tecnológicas, que tiene un alto peso en los índices y que protagonizaron un auténtico rally en 2023. Salvo que ocurra algún Cisne Negro que desbarate todas las previsiones, mantenemos una apuesta por EE.UU. y emergentes sobre Europa y Japón, y estamos sobre ponderados en inmobiliario, tecnología y salud.
    • Renta fija: En el caso de la renta fija, la invitada de honor para este año 2024, la sobre ponderación en bonos corporativos se mantiene, en un escenario donde se prevé que siga siendo un activo con rentabilidades atractivas, principalmente por los cupones y, en menor medida, de la bajada de los diferenciales que descuentan un bajo nivel de insolvencias. Hay un mayor potencial de revalorización en los bonos corporativos europeos en perfiles de mayor calidad crediticia y, en el caso de los bonos gubernamentales, presentan una relación del binomio rentabilidad-riesgo muy buena, llevándolos a unos precios muy atractivos.
    • Activos alternativos Por otro lado, el entorno de mercado invita a apostar activos alternativos de baja volatilidad que estén des correlacionados con la marcha de los mercados de riesgo, como el oro, un activo refugio en momentos de inflación y conflictos geopolíticos, bonos ligados a la inflación, bonos catástrofes y estrategias flexibles con el requisito indispensable que sean transparentes y líquidos.
    • Tesorería: En una cartera diversificada tampoco puede faltar la exposición a tesorería, que sigue estando en niveles muy rentables después del proceso de subidas de tipos del BCE, pero que empezará a reducir su retorno y atractivo de forma paulatina, probablemente en el segundo trimestre de 2024.

gestión de las inversiones liquidas

En resumen, 2024 se perfila como un año positivo para las inversiones, con oportunidades en diferentes clases de activos, siempre que se gestione el riesgo y se diversifique la cartera. ¿Quieres saber más sobre cómo invertir en 2024? Contacta con uno de nuestros asesores financieros para obtener asesoramiento personalizado.

Escrito por el Departamento de Inversiones de Diaphanum.

¿Necesita más información?

Rellene el formulario y nos pondremos en contacto con usted para resolver sus dudas.
Para más información: políticas de privacidad

 

Lorem Ipsum is simply dummy text of the printing and typesetting industry. Lorem Ipsum has been the industry’s standard dummy text ever since the 1500s, when an unknown printer took a galley of type and scrambled it to make a type specimen book. It has survived not only five centuries, but also the leap into electronic typesetting, remaining essentially unchanged