Opinión de DiaphanumSobre DiaphanumSobre el sector

OPINIÓN : «La combinación de hombres y mujeres en un equipo aporta una mayor riqueza de cualidades y capacidades»

Por 22 octubre, 2018 Sin comentarios

INVERSION&FINANZAS.COM  .-

El entorno de mercado ofrece numerosos retos para los inversores, en un momento en el que se cumplen 10 años de la crisis financiera más profunda de los últimos tiempos y en el que los ahorradores e inversores demandan mejores servicios de asesoramiento. El sector financiero, que afronta también retos derivados de una creciente regulación y una necesaria digitalización, ha de dar respuesta a esos clientes más exigentes, entre los que asoman con mayor fuerza millennials y mujeres. Begoña Montesinos Isasa y Arancha Mínguez Ropiñón, asesoras patrimoniales y socias de Diaphanum, analizan los riesgos financieros y dan su visión sobre una industria en la que la mujer tiene un papel creciente y consistente.

Se acaban de cumplir 10 años desde la quiebra de Lehman Brothers y el inicio de la crisis. ¿Asesores e inversores hemos aprendido la lección o hay demasiada deuda en el sistema?

B.M. Al final los bancos centrales, con su objetivo de dinamizar la economía desde 2008, han mantenido unas políticas monetarias super estimulativas que, aparte de mantener los tipos muy bajos, han consistido o están consistiendo en inyectar dinero en la economía mediante la compra de bonos, lo cual los ha encarecido. Sin su intervención, muy probablemente los agentes del mercado no hubieran llevado los precios/rentabilidades a los niveles actuales.

A.M. No hay que pensar que estamos en una situación similar a la crisis de las subprime ya que los bonos en general están respaldados y tienen unas garantías de devolución muy superiores.

Las políticas de los bancos centrales sirvieron para dejar atrás los problemas… ¿pero provocarán ahora una nueva crisis cuando se retiren? 

A.M. El ejemplo a seguir ha sido la Fed, que está retirando estímulos normalizando los precios/rentabilidades de los bonos sin que se produzcan estridencias en el mercado.

B.M. El gran reto de otras regiones del mundo es que no haya un estallido de las rentabilidades y que se normalicen poco a poco, permitiendo al resto de los activos asimilar la subida.

Entonces, ¿cuál es el principal riesgo: la guerra comercial, el Brexit, la política…?

B.M. Aunque los mercados cada vez están más insensibles al establecimiento de aranceles entre EE.UU., China y otros países, la guerra comercial y su efecto sobre la confianza de los agentes económicos se está haciendo sentir y es un riesgo importante sobre el crecimiento económico. Hay esperanza de que a partir de las elecciones de noviembre se baje mucho el tono. El Brexit es un riesgo más localizado en Europa y va a tener mayor eco en la medida que nos acerquemos a noviembre, mes que se considera como límite para llegar a un acuerdo si se quiere llegar a una salida ordenada de Reino Unido de la UE. Italia cobra protagonismo en época de elaborar presupuestos, ya que la intención de subir el gasto público y reducir impuestos se compagina muy mal con el compromiso de mantener a raya el déficit público. Este riesgo tiene un efecto más directo sobre los bonos y bolsas de los países periféricos. Otros riesgos serían la banca italiana y alemana, que puede dar algún susto más, aunque la situación parece controlada; en la economía China hay un problema de endeudamiento de los particulares y nuevos estímulos para el crecimiento; el precio del petróleo, ya que tras la reducción de producción de Venezuela y las sanciones a Irán, la oferta se está reduciendo y la demanda se mantiene fuerte…

A.M. A nivel local, la inestabilidad política de un gobierno en minoría y con ideas que ya han mostrado varias veces que son perjudiciales para la economía, así como el reciente aniversario de los acontecimientos de Cataluña, pueden ir en contra de los mercados. También están las elecciones en Brasil, con la segunda vuelta pendiente. El riesgo económico más importante es el posible recalentamiento de la economía de EE.UU.; con los datos de desempleo bajísimos, la inflación por encima del objetivo de la Fed y los estímulos fiscales, hay que estar muy atentos a la
evolución de los salarios que por el momento crecen a niveles del 2,7 por ciento.